sábado, 6 de abril de 2013

Esa noche de vino y tus labios rojos.


No puedo rendirme,
tuve el tiempo, tuve la delicadeza,
concentre la mente, la mente que con vino se pone muy filosofa ,
una mente que me lleva hasta donde nadie se imagina,
pero lo procura.. procura en realidad no llevarnos a lo de siempre,
porque es amor y se entiende, y siempre buscamos maneras originales
de hacer llegar un buen mensaje de los sentimientos.

Esa noche te vi como la mujer que se gano mi corazón,
la mujer con la que me deseo casar, por que lo mereces y me mereces,
no somos un desastre ni somos basura.
Sabes que si es un desastre? lo que hacemos cuando queremos olvidarnos.
Yo mientras bebo y te veo , siempre estas de perfil para hacerte ver interesante,
pero no hayas la manera de voltear para besarme, así que esa noche no me importo
la gran promesa que teníamos... 
Tu al igual que yo sabíamos que nos íbamos a besar,
y que no podemos renunciar al arte hermoso,
ese que tus labios rojos, y mis ojos azules hacen al mirarnos,
con tan solo hacernos el amor con la mirada,
si... esas somos nosotras ....

Acepte la propuesta del vino, y tu también,
Nos puso como nunca,
No soy coqueta, pero tu me pones coqueta con la bebida.

Me puse ebria, al grado de empezar a meditar poesía alternativa ,
después nos subimos al auto,
y superaste la música de fondo con esos ruidos "extraños"
Yo los llamaría ruidos del corazón palpando el alma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada