domingo, 16 de septiembre de 2012

Nadie nos molesta


La isla donde jugamos juntos siempre se me viene a la mente,
la isla donde apareces tu en mis sueños desvelados,
de amaneceres hermosos,
de tus labios tocando mis mejillas,
hasta sonrío y me sonrojo ...
Tus piernas sobre las mías, y yo sigo en la habitación solitaria,
rodeada de un montón de sillas que no dicen nada,
de la pizarra que quiere ser pintada,
de la pared blanca que quiere ser besada,
del piso con polvo que desea ser tocado,
Del cigarro que nunca se prendió por que tu me lo regalaste...

No se me olvidan los paisajes,
es normal que me pase las horas masajeando las neuronas que no tengo,
que pase las horas escribiendo en un manual que no tengo,
que quiera tenerte cuando siempre te he tenido,
teniendo el miedo de que seas imaginación.

Así que me fui al bar del oxigeno y me empecé a purificar el alma,
dandome cuenta de que seguíamos donde mismo,
no te podía ver ,
y mil siglos después nos encontrábamos para hacer el amor,
y simplemente besarnos...

Donde nadie sabe... la isla....
Nuestra isla,
donde ya nadie nos encuentra....
Ahí donde te gusta ver las olas al atardecer,
donde te gusta besarme con la comodidad,
por el ruido del mar...

Tu no sofocas,
tu provocas,
tu eres arte,
y así me pones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada