martes, 31 de enero de 2012

La historia sigue siendo la misma.

Te suplique que vinieras a saludarme, que vinieras a esperarme,
no sabes ni a quien va dedicado cada uno de los poemas,
yo deje de escucharte el día que vomite por tanta ansiedad que tenia,
me volviste loca y fue como electroshocks en la habitación,
no entendías el porque de mi frenesí, 
ni yo entendía el porque te tuviste que ir de mi.


Cuanta desilución por amor,
que desde los 16 ya me acostumbre a las caídas,
y conforme cresco menos lloro.
Quiero beberme la ciudad,
y llamarte diciéndote toda la verdad,
sobre todo decirte que te engañe, ya todo paso, 
solo estoy cansada de perder siempre!

Siempre con la misma locura, con la misma historia,
quiero algo diferente ya, algo que me ayude a superar,
que no se llame "ALCOHOL" y que no sea en noviembre!

Perdona aquellas llamadas , cuando te hable llorando el año pasado,
Juro que no pasaran ya, solo te llame hace unos días para decirte toda la verdad,
por que soy humana y aun siento.

El poder de mis palabras es adrenalina, y lo sabes mejor que nadie,
por que nadie te observa mejor que yo.

2 comentarios:

  1. Hermoso todo eso Luccia Camargo, simplemente una poeta con estilo.

    ResponderEliminar
  2. Tu licuadora me licua todos mis recuerdos!

    ResponderEliminar